Ahora que se canceló Daredevil

Unas palabras sobre la cancelación de Daredevil por parte de Netflix y otras palabras sobre la tercera temporada del diablo de Hell’s Kitchen. Seguí leyendo y enterate de todo.

Daredevil, la serie estrella del matrimonio Marvel-Netflix fue cancelada. Así que ya no tendremos más temporadas del diablo de Hell’s Kitchen en la plataforma de streaming.

Según informó Deadline en exclusiva, Netflix dijo:

Marvel’s Daredevil no regresará por cuarta vez en Netflix.

También agregaron:

Estamos tremendamente orgullosos de la última y última temporada del programa y, aunque es doloroso para los fans, sentimos que es mejor cerrar este capítulo con una nota alta.

Además agradecieron a quienes trabajaron en la serie.

Ahora aprovecho la cancelación de Daredevil para contarles cinco cosas que me gustaron y cinco cosas que NO me gustaron de la tercera temporada. Suit up!

IMPORTANTE: Si todavía NO viste la tercera temporada mucho cuidado porque hay spoilers.

Empecemos por las cosas que me gustaron:

  • El regreso de Vicent D’Onofrio como Wilson Fisk. Si bien nunca se fue, porque en la segunda temporada lo vimos cuando estaba en la cárcel y se agarró a los bifes con The Punisher. Volver a ver a Wilson Fisk ejerciendo todo su poder en Hell’s Kitchen fue una de las cosas más placenteras que vi en el año en materia de series. Lo extrañaba. Por cierto, sigan a Vicent en Twitter que es un copado, además es amigo de George R. R. Martin.
  • La madre de Matt Murdock. Me resultó sumamente fascinante que la madre de Daredevil sea una monja. Más aún, la forma en la cual lo contaron. Porque recordemos que el padre de Matt era un boxeador, entonces ¿Cómo fue que una monja tuvo un hijo con un boxeador? La historia detrás de esto fue para caerse de culo.

También podés leer: 

FRONTIER – TERCERA TEMPORADA: LOS BELLOS PAISAJES QUE ADORNAN A JASON MOMOA

  • La trama de la policía corrupta que bancaba a Fisk. Esto me resultó super interesante, porque se mostraron todos los hilos que manejaba Fisk aún estando con arresto domiciliario. Además, se demostró que nunca se puede confiar en nadie y eso es algo que me encanta ver en las series.

  • Matt Murdock haciéndose el vidente y a las piñas en la cárcel. Si bien Charlie Cox ve, la forma en la cual interpretó a un ciego haciéndose pasar por un no-ciego ENTRANDO A UNA CÁRCEL fue majestuosa. Temí que lo descubrieran. Fue todo bellísimo desde que entró hasta que salió.

TAMBIÉN PODÉS LEER:

THE SINNER: SEGUNDA TEMPORADA

  • Los encuentros de Daredevil con su imitador. Las escenas en las que los dos diablos peleaban eran también muy bellas, porque Daredevil parecía vulnerable. En consecuencia me preguntaba “¿Y ahora cómo sale de esta?”. Además, Poindexter revoleando cositas y convirtiéndolas en un arma era lo más.

Ahora vamos a las cinco cosas que NO me gustaron:

  • No ver a Bullseye como Bullseye propiamente dicho en acción. Es decir, quería verlo lookeado como tal. Ya sea con un traje o un gorrito de lana con un tiro al blanco mal pintado con esmalte de uñas. No detrás de un traje de un imitador de Daredevil.

TAMBIÉN PODÉS LEER:

LA NOCHE QUE TERMINÉ DE VER THE HAUNTING OF HILL HOUSE

  • Benjamin Poindexter siendo manipulado TODA la temporada. No esperaba que una persona con tantas habilidades como el agente Dex sea manipulado por Fisk durante toda la tercera temporada. Me hubiera gustado que se le de vuelta en la mitad y Daredevil enfrentara un lío tremendo peleando en dos frentes, por un lado Fisk y por el otro Bullseye.

  • El agente Nadeem tardando tanto en darse cuenta de las cosas. No tengo mucho para decir sobre esto, simplemente no me gustó. Un disgusto.
  • Poindexter siendo un machirulo acoseti. Si bien la historia entre él y la chica que le gustaba fue completamente funcional a la historia no me gustó que sea un  machirulo. Creo que a esta altura del partido no hay necesidad de mostrar esas cosas para señalar ciertas cuestiones de salud mental. Lo cual hasta parecía hasta una justificación, onda: “él se porta así porque tiene issues desde chico“. No, no hay necesidad. Además, volvió a repetirse una escena que ya pasó en Luke Cage: la piña a la pared para demostrar hombría.

También podés leer:

IRON FIST – SEGUNDA TEMPORADA: EL HÉROE QUE NUNCA FUE PLENO

  • La llegada de la previsibilidad. La serie tuvo momentos en los cuales era cantadísimo que iban a pasar ciertas cosas. Si bien no fue algo nivel Arrow, no me gustó darme cuenta que algo iba a pasar Y QUE PASE. Como por ejemplo, la muerte del Padre Lantom. Lo peor de todo es que eso me destruyó más que la muerte de Mufasa.

Quiero aclarar que estas cuestiones que me gustaron y las que no fueron meramente subjetivas. Así como también que me gusten unas cosas relacionadas con un personaje no quita que otras no me gusten, por favor. Es como decir, me gusta el chupetin de coca pero ni loca te lo como si ya se cayó al piso ¿Me explico?

Creo que esta tercera temporada de Daredevil tuvo fisuras que se rellenaron con oro. Las cosas “malas” que tuvo se las dejo pasar porque tuvo cosas buenas y super bellas. Esto no quiere decir que por eso dejen de ser malas, para nada.

De todas formas, ninguna de las tres temporadas de Daredevil fue tan bella y sin fisuras como la primera. Esa temporada le gana por lejos a cualquiera de las otras de cualquier serie del matrimonio Marvel-Netflix.

Esto fue todo, amigues. Nos leemos la próxima.


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *