El Potro-Lo Mejor Del Amor: El Caballero Cordobés Asciende

El Potro-Lo Mejor Del Amor inspirada en la vida del cantante cordobés Rodrigo Alejandro Bueno a.k.a. El Potro muestra su vertiginosa carrera desde bailantas en Córdoba hasta su momento de máxima popularidad.

samirasoledad.com El Potro Lo Mejor Del Amor 2 Rodrigo

La película comienza con una seguidilla de entradas y salidas de planos algo veloces que se sienten un poco raras. Y da la impresión que entienden que les espectadores ya tienen esa información sobre la vida del cantante en mayor o menor medida. En cierta forma se llega bastante rápido al comienzo del ascenso del cantante. En otras palabras, cuando menos lo pensás Rodrigo ya está en Buenos Aires.

Desde la llegada de Rodrigo a Buenos Aires la película empieza a ser más pausada, incluso hay momentos en los que parece que no va a pasar nada y mientras une está sentade en la butaca bien podría dejar sus pensamientos divagar en otras cuestiones. Pero no hay que dejar la mente divagar, porque aunque esos momentos parece que están de más y se estiran como chicle terminan cumpliendo alguna función.


También podés leer: El Ángel: el baile de un criminal.


Al llegar el momento explosivo en la carrera del Potro la sucesión de los hechos pasa a tomar un ritmo más “normal”. Allí convergen de forma contundente varios puntos de la vida del cantante; los excesos, sus romances, la paternidad y los shows. No obstante, hay un punto que sobrevuela varias cuestiones directa o indirectamente: las drogas. En el film se muestra a un Rodrigo consumidor, algo que puede resultar “novedoso” para algunes, ya que cuando Rodrigo Alejandro Bueno estaba vivo jamás se habló del consumo de cocaína ni problemas con las drogas, al menos públicamente. Esta parte de la biopic generó muchas polémicas en los medios. Pero eso es otra historia.

Otra característica de El Potro: Lo Mejor Del Amor son los constantes primeros planos al rostro de Rodrigo Romero. El parecido con el cantante es asombroso, es como si fueran hermanos separados al nacer. Y la película se encarga, con esos primeros planos, de mostrar a cada rato la gran similitud. Es como si te dijera todo el tiempo “mirá que parecido es, mirá, miralo, miralo otro otra vez, fijate de nuevo que parecido es”. La explosión del parecido también es utilizada de una forma muy bella cuando se llega al momento de los Luna Parks.

Hablando del estrictamente final hay algo que no me gustó. Así que antes que nada ALERTA SPOILER PARA ESTE PÁRRAFO, independientemente de si sabés cómo terminó la vida de Rodrigo. Me pareció demasiado mostrar el auto dando trompos en la ruta hasta que Rodrigo salió despedido. Muy fuerte para mi gusto. Imagínate que después de ver eso tenés que manejar, salís frunciendo el ano. Entiendo que la película está dedicada a quienes perdieron su vida en accidentes de tránsito, pero me pareció innecesario ese momento. Es más, si hubieran cortado cuando el otro vehículo lo jode evitándole el paso y pasado a la siguiente escena hubiera sido mejor. Quedé bastante shockeada por eso. Tal vez sea porque fue una escena inspirada en una historia real o tal vez me quedó muy pegado el poético final de la película de Gilda.


También podés leer: Perdida: Los rastros del pasado.


Para cerrar, El Potro: Lo Mejor Del Amor no me disgustó pero tampoco me voló la cabeza. Me parece que es una película que hay que ver si te gustaba la música de Rodrigo, más aún si te impactó su muerte. Hay un detalle fundamental: el tráiler vende muy bien, quizás demasiado.

Si te gustó el posteo no olvides suscribirte al blog para recibir notificaciones cada vez que suba una nueva publicación. También podés seguirme en mis redes sociales, donde hablo de cine, series, cómics y superhéroes todo el tiempo. Nos vemos pronto.

Seguime en mis redes sociales:

Deja un comentario