La chica del cumpleaños y la chica que volvió a leer

Sobre mi reencuentro con la lectura gracias a La Chica del Cumpleaños de Haruki Murakami. Seguí leyendo para enterarte cómo fue.

Volví a leer después de mucho tiempo gracias a La Chica del Cumpleaños de Haruki Murakami. Para ser exacta volví a leer literatura después de nueve meses. Lo último que leí fue El Manifiesto Cyborg de Donna Haraway como continuación de una lectura del curso de verano. Así que, para mí, cuenta a medias. Ya que las lecturas de la facultad, o desprendidas de ellas, no las anoto en mi diario de lecturas.

RELACIONADO:
¡Tsugumi, la jodiste de nuevo!

Desde marzo hasta la fecha pasé por muchísimos libros que abandoné. Incluso Fuego y Sangre del gran George R. R. Martin. No me siento mal cuando abandono libros, al contrario, creo que es el derecho de todx lector o lectora abandonar libros. Y por sobre todas las cosas creo que es fundamental leer de todo, obras clásicas, obras maestras, best sellers, libros de escritorxs consagradxs y también mucha mierda, entre otras cosas.

Ahora bien, cuando no leo la paso mal. La paso mal cuando entro en un loop donde nada me engancha y abandono a las veinte páginas. Ese loop me daña, puedo tolerar abandonar un libro, pero que algo no me enganche durante nueve meses lo considero un problema. Siento que si no leo los jardines de mi creatividad no tienen el suficiente riego y en consecuencia no crecen bellas flores.

Un buen día, decidí limpiar y rever todos los libros que tengo. También miré atentamente la lista de mis autorxs favoritos hasta el momento. Y volví a encontrarme con un autor que me encanta y me transmite mucha paz: Haruki Murakami. El autor no-ganador del Nobel de Literatura tiene una prosa que me recuerda a las suaves olas del mar en la playa durante la noche.

RELACIONADO:
Una literatura que ilumina

Dentro de todos los títulos de Murakami me llamó la atención La chica del cumpleaños. La sinopsis me recordó a Sumire, la chica de Sputnik, mi amor.

Una joven camarera cumple veinte años. Pero no pasa ese día rodeada de amigos o celebrando su cumpleaños en familia: ella tiene que trabajar. Su jefe, el gerente del restaurante, le pide, además, que lleve la cena al dueño del local. Es algo nuevo. Y nunca ha visto al propietario.

Así que como me recordó a la protagonista de un libro que amé no tuve mejor opción que darle play a la lectura. Con la esperanza de que Murakami sea el puente que me lleve a mi reencuentro con la literatura.

La esperanza tuvo su recompensa, ya que leí las 80 páginas de La Chica Del Cumpleaños de un tirón. Fue delicioso. La historia es breve y los lugares que recorre parecen pintados con acuarelas.

RELACIONADO:
Un octavo primer acercamiento

Esta es mi primera lectura de verano y lo más importante mi primera lectura después de mucho, mucho tiempo. Esto lo hace merecedora de un posteo. Leer para mi es super importante, por las razones que dije antes y también porque de alguna manera me hace sentir completa.

Espero que ustedes tengas muchas lecturas de verano, en la playa, en la montaña o en el balcón de la ciudad.

Esto es todo, nos leemos luego.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *