Regresos

Sobre ‘Arrow’ S06E15 «Doppelgänger».


Oliver Queen es visitado por su pasado una vez más. Para empezar, su pasado cercano, los cargos que pudo eludir momentáneamente bajo fianza vuelven a atacarlo con un golpe inesperado. Es aquí donde su pasado lejano vuelve y, SPOILER ALERT, vuelve Roy Harper para complicar las cosas sin quererlo.
mv5bzjjhzjliodctzdbkms00zmyzlwi1mdmtmze2ndmyyzk5mdrixkeyxkfqcgdeqxvynjc5mjg0nju-_v1_
Su regreso llena de preguntas a todo el team arrow sobre cómo y dónde lo encontraron. A su vez, se le revolucionan los sentimientos a Thea, gracias a esto vuelve a ponerse el traje rojo y abandona el lugar de asistente fuera del campo de batalla que vimos tan subrayado en el episodio anterior. Thea y Roy estarán gran parte del episodio en pantalla, lo cual nos hace revivir las viejas y doradas épocas de la serie.
mv5byzaxnjk0zmutywewnc00ztfiltljnmqtnmy1nmnlntzizgrjxkeyxkfqcgdeqxvynjc5mjg0nju-_v1_
Por otro lado, aparece nuevamente Ricardo Díaz, esta vez luciendo su traje original, el del verdadero villano de la serie que estuvo oculto entre las sombras durante la primera mitad de temporada. No es alguien para con el cual tenga una opinión formada, habrá que esperar cuál es el objetivo que tiene más allá de apoderarse de la ciudad. Espero que tenga otro objetivo, venganza, amor, narcisismo, lo que sea.
Junto a Ricardo Díaz está la no-Laurel Lance que decide ocupar la identidad de la difunta para protegerse de quienes la persiguen, un poco también del mismo Díaz. Cansa un poquito toda la historia de «no sos Laurel, pero tenés su cara» y cosas similares. Lo bueno es que Quentin aflojó un poquito, sólo un poquito, con querer convertirla en su hija.
El final del episodio tuvo una sorpresita de lo más agradable para mí que soy una admiradora de Ra’s Al Ghul. La simple mención de su nombre ya me pone contenta.
mv5bytdlymnhmjctyjcyoc00otviltlhmwqtnzq5zjc0mze4zmmxxkeyxkfqcgdeqxvynjc5mjg0nju-_v1_
Ahora bien, estamos en la etapa post-odio e intento de abandono de la serie tras semejantes frustraciones. Definitivamente, éste capítulo y el anterior son como un perrito que nos mira con los ojos tristes pidiéndonos que no lo dejemos solo, nos compra de nuevo, no con una total pasión, sino más bien con algo de nostalgia y sentimentalismo porque ¿Cómo vamos a dejar al perrito solo? ¿Cómo vamos a abandonar Arrow ahora que volvió Roy (aunque sea por dos minutos) y el amor con Thea sigue intacto? Sería una wachada, dammit.

7 samiritas.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *